lunes, 9 de abril de 2018

Cómo las Syncopated Ladies encontraron la fórmula para el éxito viral


En un vecindario industrial sin pretensiones al este del centro de Los Ángeles, cinco bailarinas de claqué están apiñadas en un bunker convertido en tap-studio. Con suelos de cemento y un interior sin ventanas, en forma de túnel que recuerda a las antiguas estaciones de metro de Londres, parece un lugar muy por debajo de la tierra.

"Like a Boy" de Ciara estalla a través de los altavoces, y las bailarinas, vestidas de camuflaje y con zapatos dorados, se pasean mirando hacia las luces y la cámara, los ojos enfocados hacia adelante, los cuerpos vibrando con energía. "Ojalá pudiéramos cambiar los papeles", canta Ciara, y las Syncopated Ladies, dirigidas por la coreógrafa Chloe Arnold, golpean con fuerza, una y otra vez, mientras el director de fotografía desliza la cámara por una pista al otro lado de la sala, capturando todos sus movimientos.


Las Ladies están grabando su último video, el número 15 de una serie que, en general, se ha vuelto viral. "La canción habla de cambiar roles", explica Arnold. "Camina un día en mi lugar, y tendrás compasión y comprensión de lo que es ser una mujer, luchando contra las opresiones a diario. Se trata de liberarte, de no dejar que el condicionamiento te detenga".

Es la canción perfecta para este momento de la historia y para una compañía basada en la sororidad, una filosofía que no solo se articula y se baila, sino que se siente. Antes de que comience la grabación, Arnold da una cálida bienvenida a todos (recordando el nombre y el papel de cada persona); las bailarinas se preparan cantando "¡Team work, dream work!" A pesar del hecho de que tienen que repetir la pieza más de tres docenas de veces mientras se toman imágenes desde varios ángulos, no se escucha ni un ápice de queja. La alegría y el poder que sienten cuando bailan es contagioso.

 

Las Syncopated Ladies han estado juntas durante casi 15 años, pero la compañía se expandió en 2012 después de que Arnold hubiera ahorrado dinero para invertir en el grupo. Su formación, de hecho, nació de la constatación de que prácticamente todos los bailarines célebres de claqué -Bill "Bojangles" Robinson, Gregory Hines, Savion Glover- eran hombres.

"La ironía", dice Arnold, "es que crecí bailando con mujeres". No fue hasta que tuvo 16 años y estudiaba con Debbie Allen -quien fue su mentora desde entonces- que Arnold se dio cuenta de que ella también podría ser una artista. "Ella despertó mi conciencia de que podía hacer este arte tal y como imaginaba. No tenía que meterme en una caja para tener éxito".

En 2012, en colaboración con las otras bailarinas -incluida su hermana y productora de la compañía, Maud Arnold-, las Ladies lanzaron su primer video, para "Where Have You Been" de Rihanna. Obtuvo 70.000 visitas, lo que las sorprendió.

Pero fue un pequeño reconocimiento por parte de Beyoncé al año siguiente lo que las envió a la estratosfera. La estrella compartió su video "End of Time" en su página de Facebook, con una simple afirmación: "They killed it!" Justo después: apariciones en "So You Think You Can Dance", una campaña para el cabello de Cantu Beauty, una gira internacional y una invitación para presentarse en la Convención Nacional Demócrata 2016.

Fue la empujón para una compañía que se basa en los principios de colaboración y apoyo, pero no terminó allí. Cuando "Formation" de Beyoncé salió en 2016, Arnold sabía que tenía que hacer la coreografía. El producto final no solo presenta a la compañía, sino que también integra imágenes de mujeres de todo el mundo que realizan los pasos de Arnold. Esta vez, Beyoncé exhibió el baile en la página principal de su sitio web y en sus redes sociales, e invitó a las Ladies a actuar en un evento para el lanzamiento de su línea de ropa, Ivy Park, en Topshop en Londres. "Con solo presionar un botón, ella abrió el camino para que las mujeres del tap fueran escuchadas", dice Arnold.

Parte de por qué estos videos resuenan tan fuertemente es su mensaje: "Tú, mi hermana, importas", explica Arnold. "No dejes que nadie te intimide". El tema de Ciara, en particular, explora la complejidad de los roles de género, algo a lo que la mayoría de las mujeres pueden conectarse. "No estamos limitadas a ser femeninas. Somos duras, pero nuestra dureza no es algo que tenga que echar para atrás a las personas y no tiene que ser estigmatizado como malo".

Pero el otro atractivo es puramente estético: estas mujeres realmente bailan muy bien. Todas han sido entrenadas en géneros múltiples, y eso llega a través de su tapping.

"Su pasión, vigor y energía son innegables", dice la directora de video Becca Nelson, que ha estado colaborando con la compañía en contenido visual durante los últimos años. "Son capaces de mostrarlo en la cámara y hacerlo llegar a la gente". También enfatiza que están trabajando en un mercado sin explotar increíblemente experto, aprovechando la música popular y reconocible. Es familiar para el público, a la vez que presenta una forma de arte que de otra manera no disfrutarían.

Las Ladies se encuentran actualmente en el estudio componiendo música original y colaborando con otros artistas. Y a finales de este año, planean realizar su concierto, Syncopated Ladies: Live, de regreso en la carretera para giras internacionales y en EE.UU.

Pero Arnold tiene una visión aún más grandiosa para la compañía. Está decidida a brindar oportunidades para que las niñas de todo el mundo aprovechen, para animar a las mujeres de la misma manera que otras, como Debbie Allen y Beyoncé, han hecho por ella. "Queremos ser líderes en cómo se ve y se recibe el tap. Queremos enseñar a las niñas a tener sus propias voces. Ser ellas mismas. No tener miedo".