lunes, 8 de enero de 2018

10 correcciones que tu profesora de danza está cansada de hacerte una y otra vez

Recibir correcciones de nuestros profesores de danza es la forma en la que crecemos, y como estudiantes, es importante que hagamos todo lo posible para aplicar cada corrección de inmediato.Pero a veces, ya sea porque sufrimos dolor físico o tenemos mucho en nuestras mentes o simplemente no prestamos atención, esas correcciones no se asimilan. Y desde el punto de vista de un docente, hacer las mismas correcciones una y otra vez es agotador. Aquí hay 10 correcciones importantes que los maestros de baile están cansados de dar. ¡Tómalos en serio!

1. No te contengas

No importa si estás en el estudio o en el escenario: dales a tus profesores el 110 por ciento que se merecen. "Siempre baila al máximo de tu potencial", dice Mitchell Jackson, propietario de On The Floor y director artístico de Intrepid Dance Company. "No te contengas, y definitivamente no lo marques".

2. Sal del espejo

Es fácil caer en la trampa del espejo. Mientras que el espejo puede ayudarte a refinar tu técnica, en cierto punto, es hora de mirar hacia otro lado. "El espejo es una herramienta para autodeterminación, y rara vez es tan útil cuando llega el momento de expresar completamente el movimiento", dice Josh Prince, coreógrafo de Broadway y fundador y director artístico de Broadway Dance Lab. 

3. Expresa, expresa, expresa

Una cosa es clavar cada paso; y otra es hacerlo con sentimiento. No te preocupes tanto por acertar en cada paso que te olvides de la historia que estás contando. "La emoción tiene que venir de un lugar natural, e incluso cuando estás aprendiendo los pasos, deberías entrar en la historia y en la intención detrás de cada movimiento", dice Derek Piquette, director artístico de Intrepid Dance Company y bailarín en la temporada 12 de "So You Think You Can Dance."

4. Practica en casa

Tienes que hacerlo. No importa si clavas la combinación en una sola clase: tu profesora se dará cuenta en la siguiente si has dedicado tiempo para practicar en casa. " [Tienes que estar] tomando las herramientas que aprendes en clase y trabajando con ellas por tu cuenta", dice Jackson.

5. Vigila tus hombros

Muchos de nosotros tendemos a llevar tensión en los hombros, especialmente al realizar pasos o combinaciones difíciles. No dejes que se convierta en un mal hábito. "Me encuentro constantemente repitiendo en clase o al hacer una coreografía que controlen los hombros, que no los suban y que vayan conectados a la espalda", dice Brooke Wendle, coreógrafa de Broadway Dance Lab de otoño de 2017.

6. Mantente concentrado

Después de un largo día de clases, tres o más horas de clase de baile pueden no parecer muy atractivas. Pero sin importar tu estado de ánimo, debes mantenerte involucrado en toda clase. "Durante la clase trabaja siempre en algo relacionado con la danza, incluso si estás en un lado esperando a cruzar la pista", dice Jackson.

7. Estira las rodillas

Piquette siempre le recuerda a los bailarines que se aseguren de que sus rodillas, pies y cuerpo se estiren durante toda la clase.

8. El éxito como objetivo

Incluso si te estás quedando atrás en una combinación, ¡no te rindas! Tu maestra puede ver si lo estás dando todo o no, y no será feliz si ella tiene que estar constantemente empujándote a hacer las cosas. "Mi mayor corrección ha sido sobre prepararse para el éxito, no para el fracaso", dice Frankie Soldevere, un bailarín de tap y coreógrafo que enseña en varios estudios en Nueva York. "Esto se puede aplicar tanto física como mentalmente. No puedes deslizar los pies con el pie clavado en el suelo. No puedes retroceder sin un plié".

9. Escucha y aplica

Tu maestro debería tener que hacerte solo una corrección. Escucha atentamente y haz todo lo posible por solucionar el problema. No te olvides de aplicar las correcciones hechas a otros bailarines, también.

10. Estira los pies

En serio, "ESTÍRALOS", dice Nuff.

Fuente: http://www.dancespirit.com
Autor: Gianluca Russo